Terapias Asistidas con Caballos

“Son terapias complementarias a las ya existentes que utilizan al caballo como mediador para mejorar la calidad de vida de las personas con diversidad funcional física, psíquica o sensorial, problemas de salud mental y/o dificultades de adaptación social”

El caballo nos ofrece tres características que son la base de la terapia y estos se dan simultáneamente mientras se está montando.

1.- La transmisión del calor corporal del cuerpo del caballo al jinete
El calor corporal del caballo es de 38º y una vez ejercitado puede llegar a alcanzar 38,8º. Como el cuerpo del caballo genera más calor que el del ser humano podemos beneficiarnos de él como si fuera un instrumento calorífico que nos ayuda a relajarnos y distender la musculatura espástica.

2.- La trasmisión de impulsos rítmicos
El caballo trasmite a través de su dorso de 90 a 110 impulsos rítmicos al cuerpo del jinete que estimulan reacciones de equilibrio y producen una agradable sensación por su efecto mecedora, lo que contribuye también al bienestar psíquico y emocional del jinete.

 3.- La transmisión de un patrón de locomoción similar al de la marcha humana
La biomecánica del paso delcaballo es muy similar a la del ser humano. Cuando eleva los miembros posteriores por debajo del centro de gravedad, la grupa y el lado del dorso en el que el posterior está elevado desciende ostensiblemente. Esto sucede de forma alterna al paso en cuatro tiempos y al trote en dos. Este movimiento se transmite a la pelvis del jinete y es como si “andar sentado”.

“Las Intervenciones Asistidas con Caballos se caracterizan por tener un enfoque de tratamiento global, que influye en todas las áreas de desarrollo de la persona. Este hecho hace que sea una actividad especialmente enriquecedora a todos los niveles y que se adapte a las habilidades y necesidades de personas muy diferentes.”